La concepción del territorio como indígenas de la Sierra Nevada de Santa Marta va más allá de un simple concepto o una porción de tierras. El territorio es vida, es pensamiento, es conocimiento, es el lugar donde pervive la cultura y donde el Wiwa se desenvuelve, su ámbito tradicional con todas las actividades espirituales, sociales, económicas y políticas. En el territorio están las normas, la Ley de Origen que es la que permite la armonía entre el bien y el mal, la tierra y el cielo, la luz y la oscuridad, lo espiritual y lo terrenal.

El territorio lo es todo: ríos, lagunas, cerros, sus nombres y los comportamientos frente a la naturaleza y su cuidado. Cada río tiene su madre y su historia, todas las lagunas tienen algunas características que los protegen. El territorio enseña, da bases, las palabras propias y la identidad. Los mayores enseñan por que aprenden de la organización de las hormigas, de la orientación de los pájaros, de la sabiduría de la brisa, etc. Pero el territorio también se produce por partes, no es de un todo homogéneo, es importante saber porque hay unos árboles abajo, en lo plano y otros en las partes altas.

Para el pueblo Wiwa la cultura del territorio está organizada y clasificada como fue dejado por nuestros padres creadores Serankua y Ruabiku. Cada elementos con sus nombres dentro del territorio tiene un significado, es padre o madre (karrua género masculino, kamena género femenino), es lo que se llama en SUNTALU o en castellano sitio sagrado. Cada uno de estos espacios significa que son código de nuestra norma, para que exista un comportamiento, armonía, respeto, tolerancia, integridad, paz, permanecía y se fomenta el equilibrio social entre el hombre y la naturaleza, en lo espiritual y lo material.

Nuestro pensamiento sobre el territorio gira en torno a nuestra misión y visión sobre el origen y la historia, la importancia d el territorio está en el contenido y el significado de los diferentes espacios de los (cerro, ríos, lomas, lagunas, etc.,), todo lo que existente a nuestro alrededor tiene vital importancia debido a que cada elemento cumple una función determinada, la cual es fundamental para la permanencia como pueblo Wiwa originario de la Sierra Nevada.

La territorialidad esta demarcada por los sitios sagrados, por esto es importante conocer la localización y ubicación geográfica para el uso y manejo de los sitios sagrados; esto hace que la cultura viva. Conocer y respetar el territorio es cumplir con la misión y visión que nos fue dejado por los ancestros,desarrollando los diferentes pagamentos en donde corresponde hacerlos.

Vivir la territorialidad es saber comportarse en los sitios sagrados,especialmente los MAMUNUA y otros como Asinkuna, akujsa guardianes de piedra que están ubicado dentro el territorio desde que el mundo se materializara. Proteger los sitios sagrados, se debe evitar de no hacer mal uso de ella ni destruir los sitios sagrados. Conocer el territorio es también identificar los materiales que se usa como alimentos y algunos como para hacer trabajo espiritual, de frutas y los insectos que sirven para hacer los pagamentos. Tener la claridad del tema territorio no implica que haya que ser mama.


El Wiwa no clasifica lo que hay en el territorio, porque lo es todo. El territorio en sí mismo no está delimitado como un final de la propiedad sino como la limitación del ejercicio de la jurisdicción de nuestras autoridades, es decir, del pagamento. Los límites se manifiestan en términos de la responsabilidad en el cuidado del territorio, de la defensa del mismo, porque cuando los padres ancestrales nos dijeron hasta donde nos corresponde de cuidar y mantener la vida de los seres en su totalidad; El derecho a la tierra y al territorio que tenemos como pueblo indígena tiene unas características especiales que refuerzan su especial protección por parte del Estado. Éstas son el carácter colectivo del mismo, la función social y ecológica del territorio, la inembargable, la imprescriptibilidad y la inalienabilidad. La autoridad tradicional la ejercen los mayores conocedores de la tradición, cuales aplican sus saberes y conocimientos
sobre la Ley de Origen, para el bienestar de nuestro pueblo.

La contribuciones de los pagamentos que realizan los mamas, ayudan a sostener el equilibrio de la tierra, que se encuentra sobre los hombros de Ade Shukuakula y los pagamentos evitan que la tierra se desequilibre, que no se mueva de su lugar. Es la función de los pueblos indígenas de la Sierra Nevada de Santa Marta, sostener el mundo, como cuña de piedra para que no se ruede, porque somos los defensores del resto de los seres humanos.